Lecturas de interes


Los factores de crecimiento son sustancias que regulan el crecimiento de muchos tipos celulares. Es decir, producen “señales” para que las células de los tejidos activen su proliferación y crecimiento, por lo que el potencial de regeneración aumentará de forma considerable.

Los factores de crecimiento se utilizan en medicina humana sobre todo en medicina deportiva para acelerar la cicatrización de las lesiones y disminuir de esta manera al máximo las bajas de los deportistas de elite como los futbolistas. Nosotros, en medicina veterinaria, los empleamos para regenerar tejido óseo en fracturas complicadas, para regenerar el cartílago en lesiones articulares, para lesiones de piel, e incluso para tratamiento de algunas patologías en oftalmología como la queratoconjuntivitis seca.


 


Son muy efectivos de la misma manera en lesiones tendinosas y musculares.

Estos factores se encuentran dentro de las plaquetas. Los obtenemos extrayendo sangre al animal y, con ayuda de equipos especiales separamos las plaquetas y las activamos. Podremos aplicarlos en el tejido deseado intraoperatoriamente o mediante inyección.













En definitiva, emplearemos los factores de crecimiento siempre que necesitemos estimular la regeneración de cualquier tejido dañando, para acelerar
y asegurar al máximo la recuperación de nuestros pacientes.

También podremos aplicarlos en articulaciones de animales viejos con artrosis, consiguiendo de esta manera mejorar su calidad de vida.

 


Cirugía articular de mínima invasión   Rotura de Ligamento I
Displasia de codo   Rotura de Ligamento Ii
Displasia de cadera I   Factores de Crecimiento
Displasia de cadera II