Lecturas de interes




Se trata de una enfermedad hereditaria del desarrollo que produce un desarrollo anómalo de la articulación del codo durante el crecimiento del perro.
Las razas predispuestas son las de perros medianos y grandes, como son el Labrador, Golden Retriever, Pastor Alemán, etc.
El codo está formado por tres huesos, el húmero , el cúbito y el radio. El espacio articular que queda entre ellos es mínimo, por lo que deben crecer con la mayor sincronía posible. Cualquier pequeña asincronía en el crecimiento de estos huesos producirá roces y choques interóseos que desencadenarán las alteraciones articulares.

 

Son cuatro los procesos incluidos en este síndrome:

1.- FRAGMENTACION DEL PROCESO CORONOIDES MEDIAL DEL CUBITO (FPCM)
2.- NO UNION DEL PROCESO ANCONEO DEL CUBITO (NUPA)
3.- OSTEOCONDRITIS DISECANTE DEL HUMERO (OCD)
4.- EPICONDILO MEDIAL DEL HUMERO NO UNIDO (EMNU)



Es posible que convivan a la vez más de uno de ellos en el mismo perro. La inestabilidad que se produce en la articulación junto con el crecimiento irregular de los huesos, producirán una sobrecarga en el compartimento medial del codo. Es importante tener esto en cuenta a la hora de plantear los tratamientos, pues en muchos casos será fundamental disminuir esta sobrecarga para asegurar el éxito de nuestra intervención. Por esto hablaremos en más de una ocasión de la ENFERMEDAD DEL COMPARTIMIENTO MEDIAL DEL CODO.

 





FRAGMENTACION DEL PROCESO CORONOIDES MEDIAL

Los continuos choques entre los huesos producirán que este pequeño fragmento intraarticular del cúbito (el proceso coronoides medial) se fracture y quede libre por la articulación. Este “ratón articular” va a producir mucho dolor además de lesiones por roce sobre todo en el cartílago articular del húmero (“kiss lession” o “enfermedad del beso”).

Los síntomas suelen ser cojeras intermitentes de más o menos intensidad, que responden de forma incompleta a los antiinflamatorios. Es una cojera en frío que desaparece cuando el perro calienta pero que vuelve a aparecer cuando lleva un tiempo realizando ejercicio. Es típico que el perro “abra” la extremidad afectada cuando está sentado. Si la lesión afecta a las dos extremidades, tendremos un perro que tropieza habitualmente y se cae “de morros”

Para el diagnóstico necesitaremos explorar al animal y estudio radiológico bajo sedación. En los codos afectados se verán signos de inflamación y esclerosis ósea, así como signos de osteoartrosis específicos de esta enfermedad. Muchas veces seremos capaces de ver incluso el proceso coronoideo fragmentado. En algunas ocasiones tendremos que acudir al TAC o a la artroscopia diagnóstica, pues las imágenes radiológicas no serán tan concluyentes.

 



TRATAMIENTO DE FPCM

No existe ningún tratamiento estandarizado para este problema. Tampoco existe un tratamiento que “cure” la enfermedad de forma definitiva, pero sí que podremos actuar para retrasar la degeneración articular de forma más o menos efectiva. Debemos evaluar cada codo de forma individualizada para decidir qué solución emplear. Será fundamental el diagnóstico y tratamiento precoces para obtener un mayor éxito. Cuando nos enfrentamos a un codo muy degenerado y con signos de artrosis, el control de la enfermedad será bastante más complicado.

Muchas veces, el fragmento de coronoides suelto es el menor de los problemas, siendo lo más importante aliviar la enfermedad del compartimento medial del codo.

Para evaluar de forma exacta todas estas lesiones, es fundamental realizar una ARTROSCOPIA. El estudio artroscópico nos permite magnificar la visión del espacio articular, pudiendo de esta manera valorar hasta la más mínima lesión. Además, podremos retirar los fragmentos de coronoides sueltos y realizar un lavado articular sin necesidad de abrir la articulación. Estos actos de CIRUGIA NO INVASIVA disminuirán la aparición de artrosis.










En caso de apreciar un desgaste leve o moderado del compartimento medial del codo, realizaremos una osteotomía dinámica del cúbito y/o una tenotomía del bíceps para aliviar la carga del compartimento medial. Cuando cortamos el cúbito de esta manera , permitimos que éste bascule con lo que el escalón entre éste y el radio disminuirá de forma notable.

 

 

 



 


En los casos más graves, recurriremos a modificar la anatomía del codo para redistribuir las cargas con osteotomías correctoras, como son la osteotomía proximal del cúbito (S.Tepic) o la SHO (sliding humeral osteotomy, N. Fitzpatrick). Con ambas técnicas conseguimos repartir las cargas en el codo, disminuyéndolas en el compartimento medial.

 

 

 




Por último, en la actualidad se están desarrollando prótesis para sustituir los codos en aquellos casos de osteoartrosis muy graves. Los resultados de estos implantes son cada vez mejores.


NO UNIÓN DEL PROCESO ANCONEO
El proceso ancóneo o apófisis ancónea del cúbito es la parte cubital que articula con el húmero en la extensión de la extremidad a modo de “gancho”, introduciéndose en dicho hueso por la llamada fosa del olecranon. Este proceso permanece desunido hasta las 16 semanas de edad, fecha en la que debe unirse definitivamente al cuerpo del cúbito. Un mínimo retardo en el crecimiento del cúbito provocará que esta parte choque contra la fosa, impidiendo que osifique de forma correcta. Por eso se producirá una “no unión del proceso ancóneo”.







Los síntomas pueden aparecer a partir de los 4 meses de edad, y consisten en una cojera aguda bastante insidiosa, con mucho dolor y claudicación. A la palpación notaremos cierta crepitación en la articulación del codo. El animal suele permanecer con la extremidad elevada cuando está sentado El diagnóstico definitivo será con una radiografía simple lateral del codo en flexión forzada.

 



TRATAMIENTO DE LA NUPA

Tendremos 3 posibilidades de tratamiento. Es fundamental de nuevo la exploración artroscópica del codo:

Extirparlo: se reservará para perros mayores y en los cachorros en los que el fragmento esté totalmente desunido y desvitalizado. En estos codos el cartílago intraarticular también suele estar fracturado.

Osteotomía dinámica cubital: En el caso de cachorros con el cartílago intraarticular intacto, la osteotomía también servirá, pues al eliminar tensión en la zona, el proceso ancóneo terminará por unirse de forma natural.

Fijación con tornillos: En cachorros con cartílago fracturado pero con el hueso reactivo, fijaremos el fragmento con tornillos. A veces sumaremos esta acción a la osteotomía cubital , sobre todo en casos de acortamiento cubital patente, para evitar la sobrecarga y que los tornillos se rompan.





OSTEOCONDRITIS DISECANTE


Cuando se producen fallos en la osificación endocondral durante el crecimiento, el cartílago articular formado será de mala calidad,desprendiéndose del hueso subcondral. Esta “herida” supone que el hueso entra en contacto con el líquido sinovial, que posee sustancias que irritantes para dicho hueso. Es entonces cuando aparece el dolor y la cojera.

Normalmente son lesiones que se ven en radiografía, aunque a veces hay que valorarlo con artroscopia o TAC.




TRATAMIENTO OCD

El tratamiento consiste en el legrado de la lesión a través de una artroscopia, con el fin de reavivar la lesión. Si conseguimos un buen sangrado del hueso subcondral, se formará un fibrocartílago que sustituirá con cierto éxito al cartílago original. En este caso también deben usarse los FACTORES DE CRECIMIENTO para asegurar la producción de éste fibrocartílago.
La última tendencia en el tratamiento consiste en el autotransplante de cartílago que habitualmente obtendremos de la rodilla.Esta técnica es beneficiosa sobre todo en defectos muy amplios y profundos.




EPICONDILO MEDIAL NO UNIDO

Es la alteración menos frecuente. Se trata de cuerpos osificados y desprendidos en la zona del epicóndilo medial del húmero, consecuencia también de las alteraciones en la osificación presentes en estos codos. Muchas veces son asintomáticos, pero pueden crecer de tal manera que el roce con tendones y el húmero produzca dolor y claudicación. En este caso el tratamiento será su extirpación cuidadosa.







Cirugía articular de mínima invasión   Rotura de Ligamento I
Displasia de codo   Rotura de Ligamento Ii
Displasia de cadera I   Factores de Crecimiento
Displasia de cadera II