Consejos CVS


El conejo se ha consolidado en la actualidad como un animal de compañía frecuente. En condiciones óptimas pueden vivir hasta 12 años, con una media de 7-8 años. Casi todos los problemas digestivos de los conejos se producen por un mal manejo y una alimentación inadecuada, siendo esta una clave en el mantenimiento del buen estado de salud de estos animales.

DENTADURA
Los conejos tienen unos dientes que crecen de forma contínua a lo largo de toda su vida, por lo que un buen contacto entre ellos es fundamental. En caso contrario podemos tener sobrecrecimiento de piezas dentarias que llegan incluso a salir fuera de la boca. Para asegurar un buen desgaste, el conejo tiene que comer suficiente cantidad de fibra (heno) para optimizar el contacto de los dientes en la masticación.

DIGESTIÓN
Los conejos son herbívoros estrictos. Su intestino grueso tiene un gran ciego con una flora bacteriana importante, encargada de romper la fibra del heno. Cualquier estrés en el animal puede alterar esta flora, produciendo estreñimiento o diarrea.
Tras la digestión y absorción de nutrientes en el ciego, el bolo fecal pasa al colon, que tiene una capacidad de movimiento enorme, y finalmente vía rectal salen al exterior.


CECOTROFIA
La cecotrofia es una particularidad indispensable y totalmente normal en estos animales, y consiste en la ingestión de heces (normalmente directamente desde el ano y por la noche) para hacer una nueva digestión. Es una capacidad que empieza a las 2-3 semanas de edad, y es frecuente que lo veamos en casa, hace referencia a un buen estado de salud. Cada vez que comen, se forman unas heces de menor consistencia llamadas “cecotrofos”, y son ingeridos nuevamente sin masticar, para luego expulsar las heces definitivas más formadas.
Los conejos son animales muy sensibles. Cualquier tipo de estrés, como cambios bruscos de alimentación, mal manejo, adaptación los primeros días en casa etc., puede influir en su digestión (el colon se mueve menos, se altera la flora del ciego, se forman heces anormales…)

PUNTOS CLAVE
- La fibra es esencial para la digestión y los movimientos del intestino.
- El conejo es un animal que hace pastoreo selectivo; esto quiere decir que si le damos por ejemplo mucho pienso va a seleccionar el alimento y no va comer suficiente fibra.
- Los alimentos ricos en proteínas y pobres en fibra (pienso) anulan los movimientos el intestino, predisponiendo al estreñimiento.
- Los incisivos y las muelas crecen continuamente, y una dieta muy abrasiva o pobre en fibra va a alterar el contacto de los dientes.
- El destete es un momento de riesgo; los conejos muy jovencitos todavía no se han desarrollado, de forma que podemos tener riesgo de aparición de enfermedades (estrés postdestete, no cecotrofia completa, defensas bajas).

DIETA Y PAUTAS DE ALIMENTACIÓN
Si conseguimos una dieta nutritiva adecuada, vamos a disminuir la aparición de enfermedades considerablemente.

HENO
El heno SIEMPRE tiene que estar en la jaula para que el animal lo coma durante todo el día. Si lo rechaza do puede deberse a sobrealimentación (dar excesivas cantidades de frutas y verduras), selección (el animal prefiere el pienso que el heno) o problemas anatómicos. Podemos incluso poner también heno encima de la jaula, para que el animal al levantarse para cogerlo haga algo de “ejercicio”, ya que los movimientos estimulan la digestión.
En caso de no querer heno o no comerlo en suficiente cantidad, podemos complementarlo con potitos comerciales de verduras para bebés

CONCENTRADO (piensos sintéticos)
Es muy importante no ofrecerles piensos para roedores, porque los roedores son granívoros y su digestión es bien distinta. Hay que prescindir también de los piensos ricos en granos de cereales y pipas, ya que son muy grasos y no dar nunca pienso para conejos de granja, que tienen mucha proteína.
El concentrado debe ser específicamente formulado para conejos de compañía, y la cantidad depender del fabricante. Lo que sí es importante es no rellenar el cuenco de pienso continuamente y darlo de forma restringida. Hemos dicho que el conejo necesita fibra, y en mucha menos proporción la proteína (que es lo que llevan fundamentalmente estos piensos). Además, el pienso predispone a obesidad.
De forma orientativa, un conejo de compañía no debería comer más de ½ taza de café de pienso al día.

RESTO
Frutas y verduras variadas, así como “chucherías” disponibles en el mercado, deben utilizarse en cantidades moderadas. Las hortalizas y las verduras aportan de forma extra más fibra, y enriquecen la dieta de los conejos, pudiendo utilizarse todos los días como “extras” o “premios”.