Consejos CVS




Debemos hacer todo lo posible para mantener la salud oral de nuestras mascotas, empezando ya desde cachorros a tener unos hábitos de cuidado de la boca diarios, que han de ser tan familiares tanto para nosotros como para ellos como lo pueden ser el paseo, peinado, etc. Existen una serie de cuidados que podemos realizar en ellos para mantener la boca lo más sana posible. Entre ellos podemos encontrar el cepillado de dientes con pasta de dientes especial para mascotas, la aplicación de productos antiplaca, algunos tipos de golosinas, piensos que llevan componentes que ayudan a eliminar el sarro, etc.

El cepillado regular de los dientes es la manera más eficaz de eliminar la placa bacteriana, causante de la posterior aparición de gingivitis, mal aliento, sarro, etc. Cuanto más temprano empecemos a hacerlo nos va a ser mucho más beneficioso, ya que va a ser mejor tolerado y a nosotros nos resultará más fácil de hacerlo rutinariamente.


Para empezar a cepillar los dientes, debemos realizar una especie de “entrenamiento” para ir acostumbrando al animal, ya que se trata de algo que por naturaleza, al principio no les va a resultar agradable. Para ello, debemos seguir los siguientes pasos:

1. -Comenzar por preparar un ambiente que sea agradable para la mascota.
2. -Preferentemente nos colocaremos por detrás, con el animal sentado.
3. -Los primeros días no utilizamos aún el cepillo, simplemente aplicaremos la pasta de dientes (debe ser especial para mascotas), en la yema del dedo índice, y masajearemos la superficie de los dientes y encías suavemente. Iremos progresivamente, empezando con los dientes más accesibles, y luego llegaremos a los que están por detrás de los carrillos. Al terminar, debemos premiarlo, bien con una golosina, caricias, juego, paseo, etc. Así entenderá que se trata de algo que precede a una buena recompensa, y lo tolerará mejor las siguientes veces.
4. -Cuando pasen unos días, iremos realizando la misma técnica, pero esta vez nos envolvemos el dedo con una gasa, trapo, o algo similar. La textura es algo extraña, pero si ya lo hemos acostumbrado bien a manipularlo con el dedo, no nos resultará muy difícil.
5. -La última fase la realizamos unos días después, introduciendo ya el cepillo de dientes. Debemos aplastar la pasta de dientes dentro de las cerdas, para que no se la lleve con la lengua. El cepillado debe llegar a todos los dientes, y a todas las caras de los mismos. Esto último también lo debemos hacer progresivamente.

Si seguimos todos estos pasos podremos conseguir realizar un cuidado bucal excelente, beneficiando enormemente su salud.



A veces el carácter de nuestra mascota o nuestras propias circunstancias nos pone muy difícil llegar a poder hacer el cepillado dental. En estos casos, cualquier cuidado intermedio va a ser mejor que ninguno.

Debemos intentar llegar a hacer lo máximo posible, con paciencia. El uso de golosinas, productos en spray, etc., pueden no llegar a ser tan efectivos como el cepillo, pero siempre son recomendables. Para ello siempre vais a poder contar con nuestro asesoramiento y ayuda.